Abastos 2.0 visto por clientes polacos " targ i mule z puszki"

A semana pasada viñeron a comer uns periodistas Polacos coa xente do ICEX para dar a coñecer o noso Pais e escribiron sobre a súa visita a Abastos 2.0

Ahi vai unha traducción da a miga dunha amiga doutra amiga... Polaca claro!
 

"Todo terminado. En la entrada hay un coche donde alguien coloca cajas vacias de frutas. Vendedores cansados limpian sus puestos.
 Pasamos por los puestos vacios y por los que se anuncia se vende de todo.  Y vemos uno donde en una puerta de cristal pone:  ABASTOS 2.0.




ABASTOS 2.0 tiene algo de restaurante y algo de bar. Los mismos dueños escriben: la gente nos llamaba de diferentes formas: neotasca, bar de la plaza de mercado nosotros preferimos llamarlo  como espacio gastronomico
 El interior de ABASTOS se parece a un largo y poco iluminando pasillo. Los clientes se sientan en unos altos taburetes y en una larga mesa comun. No hay carta de menu, lo que se puede comer cada dia aparece un una pequeña pantalla en el rincon de la sala, y lo que ahí aparece es lo que los chefs encuentran en el mercado ( que lo tienen literalmente delante de sus narices). El trabajo de ellos se puede seguir en vivo, ya que lo que separa la cocina del comedor es  una pequeña balda con copas.
 Nos sentamos y enseguida, en una iluminada mesa aparece pan gallego  con aceite de aliva. Uno de los dueños nos sirve sashimi de atun y navajas cubiertas  con virutas de limon. Después- literalmente: mejillones de lata, tal cual, en una salsa caliente de tomate y pimiento, puerro y cebolla.

Lo siguiente: pulpo. Rociado  con pimienta y servido encima de espinacas fritas. El siguiente plato ha sido la mayor sorpresa del día. Un plato hondo con una crema con trocitos de chorizo frito. Debajo de la crema: un huevo, apenas pasado por agua, casi crudo. Su inspiración: caldo gallego. 
 

Plato principal: merluza al horno, con sofrito a base de aceite de oliva, Y para el postre: helados de chocolate, mus sobre la crema de naranja. Para terminar, un café servido en pequeñas mesas fuera del local, bajo una  carpa.
 Sencillo, rico, innovador,  respetuoso con el lugar  y  la cocina tradicional. Lo recomendamos."